keyboard_arrow_left
Efectos del motor quemado en el sistema de refrigeración
Marco Antonio Dueñas 22/Mar/2017

El primer resultado que observamos es que el compresor no funciona correctamente al ser conectado al suministro eléctrico. El segundo resultado, menos obvio, es la aparición de lodo en el lubricante (ver Imagen 1), que este cambie de color o que aparezcan objetos solidos ajenos al sistema de refrigeración. Este tipo de contaminantes son:


1. Residuos del aislante dañado.

2. Ceniza.

3. Lodo del aceite.

4. Ácido fluorhídrico.

5. Ácido clorhídrico.

6. Carbón.

7. Fosgeno.

8. Productos orgánicos.

9. Monóxido de carbono.

10. Dióxido de carbono.

11. Cloro.


Estos contaminantes, si se dejan en el interior del sistema, contribuirán para una siguiente falla en el compresor debida a:


1. Daño físico o daño químico en el aislante del motor del compresor.

2. Cortocircuito en las terminales del motor.

3. Obstrucciones en el sistema o en el compresor, como:

a. Obstrucción en las venas de lubricación del compresor.

b. Erosionado u obstrucción en las válvulas (expansión, descarga,

succión, etc.).

c. Obstrucción en los filtros de aceite y/o de succión en el

compresor.



Imagen 1. Efectos en el lubricante cuando un compresor se quema



Con el fin de restaurar el sistema a sus condiciones normales de operación, es importante retirar todos los contaminantes del sistema de

refrigeración producidos por la quemadura de un compresor (ver Imágenes 2 y 3).








Imagen 3. Estator quemado en un compresor hermético

Imagen 2. Estator aterrizado en un punto específico dentro de un compresor semihermetico






Fuente: Buenas Prácticas en el Uso de Sustancias Alternativas a los Hidroclorofluorocarbonos (Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales)