keyboard_arrow_left
Ambientes Bien Climatizados y Ahorro de Energía
Marco Antonio Dueñas 02/Feb/2017


1) Fijar la temperatura de termostato del equipo a no menos de 24°C. Se estima que cada grado que se baje en el termostato, el consumo aumenta un poco más de un 9%.


2) Hay personas que colocan el termostato a baja temperatura y dormir tapadas toda la noche en pleno verano. En la actualidad, la mayoría de los equipos cuentan con la función “sleep” (dormir), esta función sube la temperatura a mantener por el equipo a medida que transcurre la noche. Al acostarse, el cuerpo pierde el calor que produce durante el día en plena actividad pero paulatinamente baja la misma hasta llegar al “metabolismo basal” y, con ello, el calor necesario que debe perder. Esto hace que la temperatura del ambiente pueda aumentarse con el transcurso de la noche sin perder confort y sin necesidad de permanecer tapado durante la noche.


3) Cuando se usa el equipo de aire acondicionado, el aire en el exterior de la habitación estará seguramente más caliente y húmedo. Se recomienda cerrar las puertas y ventanas para que el aire fresco no se desperdicie en pasillos o habitaciones que no se usan.


4) Una gran mentira es que al encender el equipo colocando el termostato al mínimo el enfriamiento se producirá en menos tiempo. Lo que puede pasar es que se olvide de que se fijó el termostato tan bajo, hasta que se sienta el frío en el ambiente y el desperdicio de energía innecesaria será irremediable. Muchos equipos cuentan con la función “power” que incrementa la velocidad del ventilador para enfriamiento rápido pero que automáticamente se desactiva transcurrido un lapso de tiempo.


5) El mantenimiento de los equipos incrementa su vida útil y también favorece el ahorro de energía. Se aconseja la correcta limpieza de los filtros de aire periódicamente y el serpentín exterior una vez al año, antes de que comience la temporada de calor.


6) Las mañanas son frescas hasta las 9:00 am. Se recomienda ventilar las habitaciones antes que empiece a subir la temperatura del medio ambiente, abriendo las ventanas y dejando que entre el aire. Si lo hace más tarde, no sólo se desperdicia el enfriamiento matutino natural si no que se calentará la casa para luego gastar más energía al tener que enfriarla.


7) Es importante usar persianas que eviten o disminuyan la entrada de luz para que no se caliente la habitación y mantener la sensación de frescura. Así se disminuye la necesidad del uso de los equipos de aire acondicionado.